Llegando de Italia en Julio del 2012, inició el sueño DI VINO en Santa Marta - Colombia.

En una ciudad bañada por olas, rica en fauna y flora, arte, historia, pisos térmicos y gente acogedora, la huella de Italia se asentó para quedarse.

A pocos centímetros del mar, ubicado en el hermoso marco de las playas del Rodadero, el restaurante DI VINO invita a disfrutar de platos extraordinarios en una atmósfera diferente, con un servicio excepcional.

La cocina combina la fantasía, con la capacidad para fundir las materias primas. Todo fresco, producido por la misma casa en un 80%, lo que nos ubica frente a una propuesta de estilo libre, con esencia vanguardista creativa, sin despojarse de los cimientos generacionales.

Una cocina exigente y un espacio inspirado por el significado de bienestar.

“Bienestar… Gastronómicamente, a nivel de ambiente, a nivel de atención y profesionalismo. Somos un concepto.” Alessandro Cardinali

DI VINO, un restaurante en el rodadero con una fuerte huella italiana, que maneja fusiones de la cultura gastronómica de varios países.

“Tenemos una sangría española deliciosa, producimos una pasta Italiana según los criterios italianos y manejamos un excelente ceviche que acá en América latina, es algo DI VINO.” A.C.

“DI VINO es un concepto que va más allá de restaurante que sirve solo para llenar el estómago. DI VINO es un concepto de buen ambiente, buena atención, Di vina experiencia.” Alessandro Cardinali.

Poor and Chic

DI VINO impone su huella traída del viejo continente partiendo de un ingrediente social.

El lujo en Europa ya no se ve como algo inalcanzable, es algo que se ha vivido mucho y sumerge a la gente en atmosferas densas. Ostentar el lujo, ya es algo de mal gusto.

Y así acogieron la línea de pensamiento: Poor and Chic, descomplicado en apariencia, pero chic en los detalles y en la calidad. Tal vez comas sin mantel, pero con una cristalería muy loable para los entendidos en el tema.

“Lo chic no tiene que ser en lo que se muestra si no en el contenido y en los detalles.” A.C.

Sentido del Humor

Para los anfitriones del restaurante existe una creencia. La gente no solo quiere llenarse el estómago; un buen sentido del humor, robar una sonrisa, es algo que siempre te deja una buena experiencia.

“Cuando la gente me pregunta: ¿Cuál es la especialidad? Yo le digo: Arroz con huevo. Y la gente si ríe, y ya arranca de maravilla. Nos da un contacto lindo, que cuando ya ven el profesionalismo, se enamoran.” A.C.

La Música

La música es alineada al ambiente. Una música que permite comer, conversar, compartir. Puede ser Chillout, Bossa Nova, Jazz etc. Una música que también en unos días de la semana, se permite mostrarse más cargada de energía.

Los Cariñitos

DI VINO abolió la costumbre de poner en frente del comensal la carta inmediatamente pisa el restaurante. Acción sinónimo de querer vender.

“No queremos venderte… queremos que la pases bien. Porque si tú la pasas bien, regresarás. Para nosotros es importante que te enamores de nosotros.” A.C.

De esta manera, antes de la carta, los meseros primero disponen servir algo refrescante para beber y un acompañante comestible, -como protocolo bien marcado de atención a la mesa-.

Acción que automáticamente le mitiga la ansiedad al visitante y le permite tomarse más tiempo para sus elecciones; además de disponer una estancia agradable, mientras la preparación de los pedidos.

Tampoco será de extrañar que al finalizar los platos, se ofrezcan los digestivos propios.

Digestivos: Costumbre típica Italiana. DI VINO brinda digestivos de su producción artesanal, según la tradición Italiana del Limoncello. Maceración exquisita de fruta tropical, jengibre, menta, hierba buena, para crear su variedad única con propiedades digestivas exclusivas.

Protocolo Meseros

La sala se encuentra organizada con un capitán de meseros que normalmente se distingue porque tiene una corbata roja. El capitán es el coordinador de la sala. Es la figura más experta y de más antigüedad con el restaurante.

Para la casa DI VINO, los meseros no son considerados bajo este término. Asesores de mesa, es más apropiado para referirse a un personal que conoce perfectamente lo que ofrece y aborda con soltura, conocimiento y detalle.

Gracias a su intuición y pequeñas líneas de información, extraen del comensal ideas sueltas que decodifican; tienen la capacidad de orientar y ofrecer lo que deseas, cuando no necesariamente lo sabes encontrar o escoger.

Identificar preferencias livianas o más estructuradas. O si los antojos van de carnes, pastas a preferencias vegetarianas o veganas; su esencia es saber llevarte, saber ilustrarte en las variedades del restaurante.

“Tomar un pedido simplemente con una hoja y un esfero, no es nuestro mesero.” A.C.

La casa DI VINO, además del restaurante maneja un centro de producción. Tener control de calidades no es un tema opcional dentro de su filosofía gastronómica.

“Cuando me traen el pescado entero y lo miro a los ojos, yo puedo ver si el pescado es fresco o no es fresco. Cuando me traen el filete ya porcionado y bien congelado, no te das cuenta de nada”.

Tener un centro de producción que elabora y procesa toda la materia prima, les permite apartar intermediarios y de esta manera monitorear la calidad de sus insumos y productos elaborados.

En el centro de producción se llevan a cabo procesos como la pre cocción para agilizar el servicio, el porcionamiento y el control de calidad. Platos que se llevarían una hora y media (1:30) de preparación, se permiten trabajarlos frescos y servirlos de 15 a 20 minutos máximo para el disfrute, con todas las bondades del plato. El pre-porcionamiento garantiza el justo gramaje al cliente; un espacio dedicado al almacenamiento garantiza orden, limpieza y el respeto de todas las cadenas del frio.

Al mencionar productos frescos, cabe resaltar que la casa DI VINO produce el 80% de sus insumos. Muy marcados al estilo de su producción artesanal, No disponen de productos industriales, nada con conservantes.

Los vegetales, (verduras y legumbres) son producidos en huertos naturales ubicados en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta y dispuestos el mismo día para su consumo.

“Kilómetro cero: Lo que la materia prima maneja como distancia de donde nace, a la mesa, es cero (ningún kilómetro). Porque los insumos no recorren nada. Todo es fresco, recién sacado.” Alessandro Cardinali.

Además, DI VINO produce: Pan, focacha, pastas, embutidos, salsas, licores y postres.

“Nuestro pan es al estilo Europeo, pan que no es dulce, que es natural y lo enriquecemos con unas aceitunas, aceita de oliva extra virgen, romero, o un poco de cebolla” A.C.

.

“Nuestro tiramisú lo hacemos con nuestra receta nativa Italiana del mascarpone que aquí en Colombia muchos lo omiten; para nosotros es vital. Producimos cheesecake en casa, Brownie de chocolate en casa, hacemos la panacota de nutela y menta que es una maravilla”.

“Para las pastas usamos “Trafilatrice al bronzo”, tenemos equipos especiales para sacar pasta de muy alta calidad, además de insumos como la harina de sémola (escasa y costosa en Colombia) para la textura y consistencia de la pasta. Mucho más al dente y rugosa para que atrape bien las salsas”.

DI VINO, toda una filosofía artesanal que fusiona calidad y bienestar (equilibrio entre presentación, sustento y alimento) con la variedad y lo natural.

“Todo natural siempre. Con decirte que nuestros colorantes son nuestros tomates, espinacas y zanahorias.” A.C.